BLOG

“No nos perturban las cosas sino la visión que tenemos de ellas”. Epícteto.

Parafraseando a este filósofo, me gustaría que reflexionaras sobre la percepción que cada uno de nosotros tiene de la realidad, más tarde te revelaré el porqué. Pero antes de descubrir el misterio, te invito a que hagas una rápida búsqueda sobre el trastorno y, si mi ordenador no se equivoca, obtendrás abundante información sobre la sintomatología, la etiología, el abordaje… Si te esfuerzas un poquito más, quizás llegues a apartados como “Pero también hay cosas buenas” o “Puntos Fuertes del TDAH”.

Por eso quiero empezar apelando a tu capacidad de interpretación, a tu motivación por buscar y encontrar aspectos nuevos del trastorno, ya que algunas de las cosas que vas a leer en esta breve entrada no te van a ser para nada ajenas, de hecho, quizás se trate de los síntomas que percibes día a día pero mostrados o explotados de otra manera. ¿Se te ocurre ya alguno?

También te preguntarás a quién va dirigida esta entrada, muy sencillo: a tí, a tí como padre, madre, familiar, profesor, amigo…En definitiva, desde a aquel que convive con alguien diagnosticado de TDAH, al lector que por el interés que despierta este trastorno también está dispuesto a descubrir el potencial existente.

Características positivas del TDAH

Seguro que muchas veces te habrás planteado la causa de algunas contradicciones que percibes a diario; cómo es posible que se olvide de apuntar las tareas en la agenda, pero sin embargo sea capaz de recordar todas las veces que ha habido un cambio de planes y la razón.

Uno de los aspectos que seguramente destaques sea la memoria. Son totalmente capaces de recordar datos que nadie esperaría, cómo el precio de su fruta favorita y aquella vez que no pudisteis ir al cine porque el trabajo requirió más tiempo.

Del mismo modo, te asombrará cómo puede cometer el mismo error y tender a enfadarse cada vez que se encuentra con un obstáculo (una asignatura complicada, un comentario desafortunado, una cita médica, etc.) en lugar de aceptarlo, pero por supuesto se encargará de encontrar todos los recovecos del mundo para tratar de salirse con la suya.  Ese ingenio, esa originalidad a la hora de enfrentarse a un contratiempo e ir a objetos perdidos del colegio a buscar algún pantalón cuando se olvida la bolsa de gimnasia en casa.

Sus soluciones probablemente ganen en creatividad a las nuestras por goleada. Es más y, hablando de creatividad, qué interesante es descubrir que si dibuja o visualiza parte del temario en lugar de leerlo, te sorprenderá la eficacia con la que adquiere la información. Esa necesidad de métodos interactivos, de realizar las cosas de manera diferente, del continuo interés por reinventarse y renovar su curiosidad por las cosas que implican novedad.

No nos podemos olvidar de lo increíblemente serviciales que son, cómo buscan el bienestar de la otra persona, configurándose como los perfectos anfitriones de casa. Sin duda no se comerán el paquete de galletas antes de ofrecerte alguna. Y si ya eres su amigo, el paquete de galletas, así como su confianza y lealtad, también los tendrás contigo.

Como ves, hablamos de las mismas características; buena capacidad mnésica, ingenio, originalidad, curiosidad por descubrir cosas nuevas, cortesía, honestidad, creatividad… Pero ahora, te gustará saber cómo poder potenciar esa cara b de la que te hablo. Sigamos la ruta.

¿Cómo podemos ayudar a potenciarlas?

Una vez identificadas algunas de las características potenciales más llamativas, pensemos en algunas actividades o recomendaciones para lograr que destaquen en positivo.

En lo que respecta a la memoria, interés por la novedad e interactividad del material, los juegos en los que se ponen de manifiesto varias de estas habilidades son una fuente más rica de lo que pensamos para trabajar el mantenimiento de la atención, respetar los turnos, etc.

No pretendo explayarme en pautas como favorecer los elementos visuales en el seguimiento de rutinas, o secuenciar la información en el estudio, ya que estamos tratando de proporcionar otro enfoque más desconocido, o menos explotado. Siguiendo esta línea, la eterna duda de a qué actividades extraescolares inscribirle; cada una de ellas aporta algo distinto al desarrollo del niño (desde la cooperación en los deportes de equipo, como la creatividad en actividades plásticas o la empatía en inteligencia emocional), por lo que la decisión puede ser tomada teniendo en cuenta requisitos como que no le suponga una carga o le pase factura cuando finaliza la semana, pero sobre todo disfrute haciéndola y sepamos que más que una obligación, lo perciba como una oportunidad de demostrar aquello que le gusta tanto.

Recordemos que con nosotros pueden desenvolver muchas de estas características desde ayudando a hacer la lista de la compra, hasta acompañarnos a hacer un recado dando un paseo, visitando lugares nuevos o simplemente viendo una película que a todos nos guste.

Es decir, ganaremos todos cuando encontremos un equilibrio entre lo que nos gusta hacer, nos ayude a mejorar y nos permita reflejar nuestro potencial.

¿Cómo se lo transmito?

Ahora que hemos reinterpretado algunas de las características y dado pinceladas sobre cómo potenciarlas, ¿qué hacer para meterles el gusanillo? O dicho de otra manera, ¿cómo les motivo para que empleen su potencial en actividades que les ayuden a desarrollarse? No es poco común que sepamos los beneficios del deporte, pero nos quedemos en casa viendo una película… Así que vayamos a paso a paso; elijamos en primer lugar un buen momento como pueda ser un fin de semana después de reposar la comida.

Después y dejando etiquetas a un lado, más allá de cualquier diagnóstico, a todos nos gusta hacer aquellas cosas que se nos dan bien. Empecemos por lo básico, si queremos emplear el tiempo de ocio en actividades motivantes, busquemos alguna que disfrutemos hacer.

Durante la actividad, que no falten palabras de aliento si empezamos a desconectar, ni tampoco ases en la manga, alternativas u opciones (las cuales seguro disfrutarán probando y añadiendo modificaciones). Bienvenidas todas las iniciativas, a todos nos gusta que nos escuchen y sentirnos valorados.

Por ello,  expresemos sin pelos en la lengua lo bien que se le da arreglar los problemas del ordenador, cómo se lo pone difícil a papá en la partida de ajedrez o las vueltas que nos da a todos entendiendo lo que le ocurre al perro.

Atribuyamos responsabilidades sencillas que disfruten no por llevarlas a cabo, si no por cómo nosotros pensamos en ellos señalándoles la maestría con la que las realizan, porque a veces se nos olvida lo buenos que somos en algunas cosas y no está de más que nos lo recuerden. Construyamos un autoconcepto realista, donde sepa en qué necesito mejorar, pero sobre todo lo que me hace destacar en positivo.

En resumen/ en conclusión

Para finalizar, me gustaría destacar que la heterogeneidad existente dentro de este espectro puede causar que muchas de las características las compartáis y os sintáis totalmente identificados, mientras que otras de ellas os puedan parecer menos familiares o encontréis más dificultad a la hora de buscarle el sentido práctico. Esto es parte de la realidad de este trastorno, donde es complejo encontrar el equilibrio entre las generalizaciones y  puntos en común o los aspectos diferenciales.

Sin embargo, estoy segura de que todos podremos llegar a la misma conclusión: identifiquemos algo que se nos da genial en base a nuestras características, pero sobre todo disfrutemos el proceso, descubriendo nuevas potencialidades y manteniendo las de la vieja escuela. Seamos positivos.

Ana Aso Jiménez

Psicóloga colegiada M-32114

Educ-at Psicólogos

www.educatdah.con

logo fisiodual

Hoy tenemos el placer de presentaros a nuestro nuevo colaborador, FISIODUAL con los que desde hace tiempo nos unían unos lazos pero desde ahora se oficializa dicho vínculo. Es para nosotros un placer poder contar con profesionales como ellos, con un servicio y una atención excelente.

Fisiodual es una clínica de Fisioterapia, Osteopatía y Pilates especializados en terapia manual para la resolución de patologías de diferente índole:

  •    Lesiones de columna: Hernias, ciáticas, lumbalgias, cervicalgias, neurocervicobraquialgias…
  • Patología traumatológica y deportiva: Esguinces, fracturas, tendinopatías, rehabilitación postquirúrgica…
  • Problemas del suelo pélvico tales como incontinencia urinaria, dolor pélvico crónico, prolapsos vejiga y útero…
  • Vértigos, mareos, cefaleas y migrañas.
  • Patología en el niño y adolescente:
    • Afectaciones respiratorias: La Fisioterapia respiratoria ayuda al bebe y niño a la eliminación de las secreciones y con ello a la mejora de la patología.
    • Torticolis congénita y plagiocefalia ( deformación en el cráneo del niño)
    • Cólicos del lactante: Muchos lactantes presentan dolor y distensión sobre su vientre debido a la asimilación de la proteína de la lactosa. Unas sencillas pautas del Fisioterapeuta ayudan en gran medida a la disminución de la sintomatología.

La clínica está encabezada por Jesús y Daniel, Fisioterapeutas, Osteópatas y Monitores de Pilates que tras más de 10 años de ejercicio de profesión y estudio, decidieron hace 2 años emprender esta aventura y crear su propio concepto de clínica, siempre buscando el grado máximo de calidad en los tratamientos ofrecidos .

Además colaboran con diferentes especialistas de cada área para que el paciente siempre pueda ser guiado y, derivado en el caso que haga falta, cayendo en las mejores manos. Grupos hospitalarios como “Vithas Internacional” colaboran con ellos.

Para cualquier cosa que os puedan ayudar, os animamos a que contacteis con ellos a través de los siguientes medios:

·        Teléfono: 910226951

·        Web: www.fisiodual.com

·        Email: info@fisiodual.com

·        Físicamente en nuestra clínica: Calle Antonio Cavero 95

Os agradecemos el tiempo prestado de vuestra atención.

Un saludo.

 

14106046544_11ee5bf5d4_k

Suspendu – Moment of doubt / Max Sat

Despistes, problemas de memoria, falta de concentración, sensación de intranquilidad interna, respuestas precipitadas…estos son algunos síntomas que acompañan al TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad). Sin embargo, en la vida adulta observamos que en muchas ocasiones pasa desapercibido este nombre y se etiqueta con otros que comparten algunos síntomas.

 

Muchas personas que tienen este problema aun no lo saben. En torno a un 4-5% de personas adultas están afectadas en la población general, pero la mayoría de ellas no tienen el diagnóstico correcto y por ende seguramente tampoco el tratamiento más adecuado. En España sólo hay un 3% de adultos con un diagnóstico de TDAH, ya que muchos de ellos son tratados por problemas asociados. Estos problemas van desde cuadros depresivos (10-30% de los casos), abuso de sustancias (25-50%), síntomas ansiosos (20-25%) o trastornos de personalidad en menor medida (12-28%).

Si echamos la vista atrás, es cierto que el TDAH tradicionalmente se ha considerado un problema infanto-juvenil y se pensaba que se superaba al llegar a la adolescencia o la vida adulta, por lo tanto no se consideraba atender a los adultos por esta problemática. Sin embargo, las investigaciones más actuales han demostrado que el trastorno se mantiene en mayor o menor medida a lo largo de la vida, afectando de manera diferente a la vida de las personas en función de su sintomatología predominante.

PERO ENTONCES… ¿QUÉ MOTIVA A ESTAS PERSONAS A SOLICITAR AYUDA?

Como hemos comentado, muchas veces las personas afectadas solicitan ayuda por presentar síntomas asociados al TDAH que les generan malestar en sus vidas, pero sin duda observamos que en gran medida es el diagnóstico de sus hijos lo que les suscita dudas sobre su propio diagnóstico y les anima a ponerse en manos de un profesional. Cabe señalar que, según los criterios diagnósticos más actuales, la alteración ha tenido que estar presente desde la infancia (antes de los 12 años) y causar un malestar importante en las principales áreas vitales, por ejemplo, a nivel social, familiar, laboral o académicamente.

Es lógico pensar que las áreas afectadas en los adultos son diferentes a las de niños y adolescentes, estando más relacionadas con su estilo de vida actual. Pueden presentar problemas en el trabajo, al tener frecuentes descuidos, desorganización, dificultades de concentración…esto conduce a que tengan menor estabilidad en el empleo. Por otro lado, son también comunes los problemas interpersonales, debidos a la falta de habilidades sociales. Un rasgo importante que les lleva a tener numerosos problemas y muchas veces es el motivo de consulta a los profesionales es la impulsividad que presentan. Esta impulsividad la observamos por ejemplo en el consumo de sustancias, la necesidad de experimentar placer inmediato y la búsqueda de sensaciones es lo que lleva a estas personas a consumir. La conducción temeraria es otro comportamiento habitual, así como los cambios de humor bruscos y los enfados ante el mínimo cambio en el entorno. Todos estos problemas no resultan inocuos para la autoestima de las personas, viéndose ésta seriamente afectada.

repercusiones-tdah-adulto-2

Otra área que resulta bastante alterada en estas personas es la vida en pareja. Según los estudios, las personas con TDAH presentan más relaciones extramaritales y alto grado de estrés parental, por todo ello el número de divorcios y separaciones aumenta considerablemente.

¿EL ADULTO CON TDAH PUEDE TENER UNA VIDA NORMAL?

Por supuesto. La mayor parte de las personas conviven con el problema con total normalidad, teniendo en cuenta sus dificultades y tomando las medidas oportunas para contrarrestarlas. En general, son personas que necesitan más tiempo para concentrarse, se despistan con facilidad, presentan problemas sociales, nerviosismo interior e impulsividad.

Pero muchas veces todo esto genera problemas en la vida diaria y manejar estos síntomas no resulta nada fácil. Por todo ello, resulta fundamental el apoyo profesional para adaptarse a estas dificultades, conocerse mejor y poder sacarse el mejor partido.

«Nunca es tarde. Así el cansancio apremie o la batalla parezca perdida, siempre hay una posibilidad de recomenzar. No te rindas. No claudiques. Pues mientras haya vida, hay espacio para el cambio.»

Sara Olano

Psicóloga de Educ-at

www.educatdah.com