0001

Seguro que alguna vez has escuchado de cerca la frase: “esfuérzate más”, o dicha de otra manera:“necesita más esfuerzo”; y seguro que las primeras veces han sido en las etapas de primaria y secundaria, aquellas que cursan con el desarrollo bio-psico-social del niño, y por tanto pueden dejar huella de cara a la etapa adulta si no se cuenta con una autoestima fortalecida.

La mayoría de los casos con los que trabajamos en Educ-at cursan con TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) o presentan sintomatología sin llegar al diagnóstico, pero casi todos ellos se asemejan en manifestar dificultades atencionales las cuales les penalizan en el sistema escolar actual. Un sistema escolar imperante con un formato de clases teóricas, donde el alumno es el oyente, no debe levantarse de su asiento, y se tiene que automotivar para tener una escucha activa durante horas.

Estos menores con TDAH al llegar a su casa, y debido al pobre aprovechamiento de las clases, tienen que reponerse a pesar de la jornada “laboral” y entender la teoría que no han entendido en clase, hacer ejercicios, incluso estudiar para el examen del día siguiente. Esas dificultades atencionales, las distracciones (internas y externas) que presentan y lo que les cuesta inhibirlas y reconducirlas, junto con el cansancio acumulado por el esfuerzo mantenido que deben de hacer, les conllevan cierta pérdida de tiempo hábil. Si sumamos las 8 horas de colegio, más las 4 horas de la tarde que utilizan para la tarea de casa, contamos con 12 horas de trabajo, que aprovechadas o no, tienen que estar dedicadas a lo escolar.

Por tanto, aquellas personas que les digan que tienen que esforzarse más, estarán siendo generalmente injustos con ellos, por no entender sus dificultades y por no valorar lo que ya están haciendo.

Con el fin de crear conciencia y que cada vez quede menos para que esto deje de ocurrir, os dejamos este decálogo con diez pautas para valorar su esfuerzo y animarles a seguir en los momentos de bloqueo:

1. Empatiza y refuerza positivamente lo que ya sí están haciendo: es importante entender que ellos tienen la sensación de que están haciendo todo lo que pueden, ocurriendo que a veces no se les reconoce esa labor y sólo se les exige más.

2. Muéstrales la realidad objetiva: en muchas ocasiones, ante la incongruencia de la exigencia externa y la sensación interna de saturación, los menores piensan que no merece la pena seguir estudiando. Tienen la sensación de indefensión, de que hagan lo que hagan no va a servir. Haced un listado de cosas objetivas que se están haciendo hasta ahora y que hay que mantener hasta el final para conseguir el objetivo.

3. Recurre a experiencias de éxito: debido a la carga emocional, les resulta difícil recordar episodios anteriores en los que lograron sus metas. Aprovecha para recordárselos y desmontar sus teorías negativas del momento.

4. Dale tiempo para expresar su frustración: necesitan gestionar esa emoción que les está frenando.

5. Stop, ¡para!: muchas veces, ante el bloqueo, lo mejor es parar, tomar aire, salir a la calle para organizar la mente y volver a la tarea. No es perder tiempo, es aprovechar lo que queda con las pilas cargadas.

6. Pídele que, junto a ti, también reflexione en voz alta y busque soluciones a esta situación. Sus alternativas son igual de válidas e importantes.

7. La importancia de la palabra: el hecho de cómo nos hablamos, guía nuestra emoción y nuestro comportamiento. Por tanto, haced conscientes todas las ideas distorsionadas que pueden salir de esta situación: “no voy a ser capaz”, “nunca es suficiente”, “es imposible”. Tienden a catastrofizar o polarizar la realidad. Por cada pensamiento dañino, dos positivos.

8. Fomenta el desarrollo de otras áreas vitales: los menores son mucho más que el área académica. Necesitan desconectar del colegio, y hacer deporte o actividades de ocio en familia y con amigos son una buena opción.

9. Informa a los profesores: muchas veces los centros educativos no son conscientes de cómo afectan el día a día y sus comentarios a los alumnos. Ellos también pueden y deben ayudar a su alumno de manera individualizada.

10. Agradece. Si has conseguido aplicar alguna de las pautas aquí presentes, significa que has podido entablar una conversación profunda con ese niño o alumno que tenía un problema. Dale las gracias por haber compartido eso contigo, fomentarás un buen vínculo y mayor confianza para futuras ocasiones.

Todos los que formamos parte de las áreas de influencia de nuestros menores podemos ayudarles en mayor o menor medida, por tanto padres, familiares, profesionales de la salud, educación y deporte, amigos, etc… sigamos ayudando a crecer.

Laura Martín

Psicóloga de Educ-at

www.educatdah.com

 

La Mañana TVE

En la tarde de ayer contactaron desde Televisión Española con Ángel Terrón, director y psicólogo de Educ-at para participar hoy en el programa «La Mañana de la 1». Se quería tratar el caso de Adrián, un niño con TDAH que en el 2010, cuando apenas tenía 9 años, sufrió en su colegio de Moraleja (Cáceres) maltrato físico y psicológico por parte de su profesor de Inglés. Para ello confeccionaron una mesa de debate con Sonia, la madre de Adrián, y diferentes profesionales entre ellos nuestro compañero Ángel Terrón, como psicólogo experto en TDAH. Hoy en día aún se mantienen secuelas de esta fatídica experiencia, mientras que el profesor denunciado sigue trabajando en otro centro académico de la provincia.

Lo primero de todo, os queremos acercar, por si acaso no estais al tanto de lo ocurrido, el link con la noticia aparecida en el periódico El Mundo el pasado 27 de abril.

ADRIÁN Y UNA CLASE COMO ABU GHRAIB:

http://www.elmundo.es/espana/2015/04/27/553ceed6ca47414c0d8b458a.html

Debido a esta publicación, La Mañana de la 1 decide dedicar un espacio en su programación para tratar el tema. El formato es una mesa debate donde Sonia, la madre de Adrián, relata los acontecimientos desde el inicio hasta ahora y se cuenta con diversos profesionales para conocer diferentes aspectos relacionados. El objetivo era dar a conocer el caso de Adrián e intentar así que este tipo de acontecimientos no ocurran más.

Para Educ-at es un placer que nos inviten a participar en mesas de debates en las que se traten temas relacionados con el TDAH y poder aportar nuestra perspectiva. Buscábamos principalmente ofrecer un apoyo necesario a la familia por todo lo que están viviendo (sufriendo no solo el maltrato sino la lentitud de la justicia) y, paralelamente, dar énfasis a la importancia de la formación y sensibilización del profesorado.

Cada vez nos encontramos con más profesores interesados en este trastorno, con un mayor conocimiento y con una actitud colaboradora preocupados por ayudar e impulsar el desarrollo de sus alumnos. Pero todavía quedan mucho personal docente al que sensibilizar.

Todas las personas que tenemos una relación directa con el TDAH sabemos que estos chicos tienden a presentar dificultades a la hora de mantener la atención, se despistan frecuentemente, no elaboran las respuestas, son impulsivos, les cuesta respetar los turnos de palabra, se mueven de la silla, etc. Si tenemos conocimientos del trastorno sabremos que son conductas inherentes al TDAH y no se realizan con el objetivo de romper el ritmo de la clase o molestar al profesor. Debemos ayudarles y guiarles para mejorar en estas dificultades y no tomarlo como un ataque hacia nosotros mismos. Si esto último ocurre, responderemos atacando hacia la fuente «conflictiva», le acusaremos, etiquetaremos y/o juzgaremos injustamente.

Desgraciadamente esto lo vemos más a menudo de lo que desearíamos. Niños/as etiquetados fruto de la ignorancia. Niños/as cuya autoestima se va deteriorando porque sus profesores no han sabido comprenderles ni reforzar sus logros. El TDAH no impide ni frena un desarrollo normal. Una vida a remolque si que puede hacerlo.

Esto no quiere decir que debamos justificar todas sus conductas, nada más lejos. Ni justificar ni criminalizar. Comprenderles y enseñarles. Y en este proceso juegan un papel fundamental los profesores, figuras de autoridad y referencia en los centros educativos.

Es una lástima que por culpa del tiempo (gran enemigo en la televisión), no se haya podido cumplir el guión que estaba previsto. Se hubieran tratados temas importantes como qué es el TDAH y a quién afecta, qué dificultades presentan, qué atención especial del profesorado necesitan o si éstos estan preparados para ello.

De todas formas el espacio que se ha ofrecido hoy ha sido una gran oportunidad para poder hablar de TDAH, para poner un altavoz a la situación de Adrián y su familia, para que no ocurran estas situaciones ni pasen desapercibido y también para conocer un poco más sobre el papel importante que juegan la autoestima y la motivación. Para nosotros es un orgullo que se nos contacte como referencias en el trastorno, poder colaborar y aportar nuestro granito de arena.

Desde estas líneas queremos agradecérselo al programa y esperamos que cada vez más, se creen pequeños espacios como éstos en los medios de comunicación donde poder tratar temas tan olvidados y tan importantes como es el TDAH. De esta manera estaremos abriendo ventanas al conocimiento.

El beneficio será común. Impulsaremos el desarrollo de estos chicos/as. Fomentaremos una sociedad sensibilizada.

Para concluir, os facillitamos el link con la parte del programa de La Mañana en la que se trata el tema.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-manana/imputado-profesor-ingles-ato-alumno-silla/3108580/

Muchas gracias.

Alberto Jiménez

Socio y psicólogo de Educ-at

www.educatdah.com

Oferta de trabajo

DESCRIPCIÓN: Se busca nuevo sistema educativo que sustituya al sistema tradicional operante en la actualidad al encontrarse éste ya desfasado.

REQUISITOS:

– Ser integrador. Tener en cuenta las particularidades de todos los alumnos.

– Master en nuevas técnicas de enseñanza. Tales como aprendizaje cooperativo, implantación de competencias básicas, etc.

– Conocimientos de necesidades educativas (TDAH, dificultades en el aprendizaje, autismo…)

– Habilidades sociales y emocionales. Empatía. Asertividad.

– Conocimiento de las medidas no significativas a adoptar dentro de las aulas.

– Conocimientos de psicología y pedagogía.

– Potenciación de las asignaturas que impulsen la creatividad.

– Disponer de un profesorado cualificado y sensibilizado.

SE OFRECE:

– Puesto de relevancia nacional con posibilidades de promoción a nivel internacional.

– Programa de intercambio con sistema educativo finlandés con el objetivo de adquirir nuevos conocimientos.

– La admiración de familias, alumnos y profesionales.

– Puesto de gran importancia pues impulsa el desarrollo de los alumnos.

– Vacaciones anuales de 3 meses.

– Contrato fijo.

INTERESADOS: Ponerse en contacto con el Ministerio de Educación y Cultura.

Con el paso del tiempo cada vez somos más los profesionales que estamos más seguros en la importancia de un cambio en el paradigma educativo actual. En el sistema tradicional que nos encontramos a día de hoy prevalece la transmisión oral de los conocimientos, el aprendizaje pasivo por parte de los alumnos, la incomprensión acerca de que aprendizaje y emociones están íntimamente relacionados, la concepción de que a mayor carga de trabajo mayor será el interiorización de los contenidos y un largo etcétera que no hace más que negar a la lógica y a la experiencia de todos estos años.

Somos conscientes de que cambiar el sistema educativo es un reto de una complejidad elevada y en el que entran tantos mecanismos administrativos que hacen de ella, una tarea de difícil solución en la actualidad. Pero existen una serie de medidas que mejorarían la calidad del sistema y de la atención en los centros.Nos referimos a invertir en formar al profesorado, en dotarle de mayores y mejores recursos tanto materiales como personales para poder afrontar las demandas y los retos que supone educar a un veintena o treintena de niños (cada uno con sus características personales).

Herramientas y recursos que mejoren la comunicación entre las diferentes «patas» que intervienen en el proceso educativo. Herramientas y recursos que permitan adoptar una serie de medidas dentro del aula y que benefician a todos los niños, no solo a los que presentan alguna dificultad o problemática. En general, herramientas y recursos que permitan al personal docente atender a la diversidad del niño con el único fin de potenciar un crecimiento y un desarrollo escolar, emocional y social adecuado.

Queda camino por recorrer y desde Educ-at seguiremos trabajando en ello, sensibilizando, realizando talleres formativos para el personal docente y realizando campañas y jornadas.

Os dejamos a continuación una noticia relacionada publicada en la revista digital «Comunidad-TDAH».

El sistema educativo tradicional no favorece la atencion a la diversidad- Comunidad-TDAH

Muchas gracias,

Equipo de Educ-at

alumno-profesor13

Gracias a la inclusión en la LOMCE del Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH) como necesidad específica de apoyo educativo en el artículo 71.2, se pusieron en relieve la importancia de aplicar unas medidas dentro del mismo para el beneficio de dichos alumnos. La promoción de protocolos de intervención a nivel educativo hacen hincapié en cuáles deben ser esas medidas. ¿Pero qué son y qué tipos hay?

Se entiende por medidas a aquellas adaptaciones a modo de estrategia educativa que consiste en la adecuación de los contenidos, tipo de evaluaciones o factores ambientales con el objetivo de hacer que los objetivos propuestos en cada curso escolar sean más accesibles al alumno. Se trata de tener en cuenta las características individuales del alumno y las particularidades propias del trastorno a la hora de planificar la metodología, los contenidos y, sobre todo, la evaluación. Se dice que existen dos tipos de medidas a tomar: las medidas significativas y las no significativas.

Las medidas significativas son aquellas que están destinadas a eliminar, reducir o priorizar determinados contenidos, objetivos y criterios de evaluación. Este tipo de adaptaciones, en nuestra opinión, no deben ser nunca la primera vía a tomar, pues podemos estar frenando el desarrollo de nuestro hijo, provocando que no aprendan ciertos contenidos y afectando a su aprendizaje. Si bien, en algunos casos puede ser necesario en algún apartado a asignatura en concreto consideramos que antes se deben proponer medidas no significativas.

Por medidas no significativas nos referimos a aquellas modificaciones en las que no se interfiere en el currículo, sino en los factores ambientales dentro del aula, en la interelación entre profesor-alumno o en determinados cambios durante los exámenes. Estas medidas creemos que deben ser de aplicación obligatoria (no tienen porqué ser todas pero si las mas beneficiosas) ya que no tienen un coste económica, pero si que implican sensibilización y conocimiento del trastorno. Algunas de estas medidas pueden ser:

  • Sentarle en las primeras filas de clase y alejado de estímulos distractores como puede ser las ventanas. De esta manera esteremos fomentando una menor frecuencia de distracciones durante las clases.
  • Refuerzo positivo de sus aportaciones en clase o de cualquier logro conseguido aunque ya tuviera que tenerlo instaurado por la edad biológica que tiene.
  • Secuenciación de las preguntas durante un exámen. Porqué vamos a ponerle en una misma cara 6 preguntas cuando podemos ponerle 3 más espaciadas. Los niños con TDAH tienden a pasar de una pregunta a la otra sin haberla completado la anterior. Si reducimos el número de preguntas por cara estaremos fomentando que esto no ocurra.
  • Simplificaresalta en negrita las partes importantes de los enunciados. En muchas ocasiones se hacen enunciados muy largos, o con varias preguntas, en las cuales los niños con TDAH tienden a no responderlas completamente o a perderse en lo qué preguntan. Si subrayamos en negrita aquellas palabras importantes estaremos ayudándole a entender y a centralizar la pregunta para que pueda demostrar sus conocimientos.
  • Aumenta el tiempo en los exámenes. Una de las medidas más importantes es ampliar en un 35% el tiempo del exámen. Esto implica unos 15 minutos más, que pueden ser suficientes para que le de tiempo a terminar de rellenar la prueba. Esta medida está aprobada para que se adopte desde hace un tiempo en los exámenes de selectividad.
  • No penalizar en exceso las faltas de ortografía, muy comunes en los niños con TDAH sobre todo debido a omisiones de letras (poner «siepre» en vez de «siempre»)
  • Reducción de las tareas para casa. Como hemos hablado, el sistema de estudio tradicional que tienen los niños basada en la lectura repetida para estos niños no es suficiente y deben dedicar más tiempo a reelaborar la información, hacer una lectura comprensiva, un  buen subrayado para terminar con un esquema o resumen que le ayude a jerarquizar la información y suplan sus déficits (principalmente atencionales). Si le mandamos una gran carga de trabajo, no le estaremos brindando ese tiempo que necesitan, lo que les penalizará.
  • Centrarnos más en los esfuerzos que en la nota objetiva. Estos chicos tienden a realizar muchos más esfuerzos que el resto de sus compañeros para obtener la misma nota o, incluso, una nota menor, por lo que focalizar nuestra atención en sus esfuerzos y en sus logros nos ayudará a objetivizar el trabajo que realizan.
  • Realizar diferentes formatos de exámen: oral, por escrito, tipo test, etc.

Están son algunas de las medidas no significativas. Existen otro tipo de medidas que aunque no se encuadren dentro de las medidas típicamente consideradas como no significativas puede ser muy beneficiosas para los niños con TDAH como son:

  • Impulsar un aprendizaje cooperativo, mucho más dinámico y activo.
  • Dar responsabilidades dentro del aula para que adquieran un rol relevante dentro de sus compañeros y potenciemos su autoestima.
  • Tener un mayor control sobre él con el tema de la agenda, ayudarle a organizarse o planificarse. Existe tutorizaciones en este aspecto de otro compañero pero este punto hay que saber llevarlo pues puede darle la impresión al niño que tiene otro «profesor» más que le vigila, lo que no le beneficiaría.
  • Crear con él unas señales para cuando se distraiga ayudarle a refocalizar su atención.
  • Fragmentar la tarea si es muy larga.
  • Tener un seguimiento con el niño, preguntándole y motivándole.

Estas son sólo algunas, se pueden tomar muchas otras, para ello se debe tener un conocimiento y una gran capacidad didáctica y creativa para saber ajustar qué modificaciones pueden ser beneficiosas para cada alumno. Pero con estas medidas generales se pueden conseguir grandes avances, grandes mejores que impulsan la motivación y autoestima  de los niños.

Para demostrároslo queremos poneros un ejemplo. Se trata de un niño diagnosticado con TDAH en etapa primaria, cuya motivación y autoestima era baja puesto que consideraba que hacía grandes esfuerzos para luego no verse recompensado. En el apartado escolar, se ha trabajado con él en ofrecerle unas técnicas adecuadas que le ayuden a suplir su déficit, un cambio en sus rutinas y unas competencias en organización y planificación. A su vez, junto con el centro educativo, se llegaron a acuerdos para ver qué medidas no significativas se podían aplicar. Para los exámenes se decidieron además de dar más tiempo, simplificar y adecuar las preguntas, hacerlo más visible y espaciado. Las mejoras fueron clarísimas. Ahora nos encontramos con un colegio y un profesorado con una mayor sensibilidad y, sobre todo, un niño con una mayor confianza en si mismo, una mayor autoestima y motivación, mejorando su actitud tanto en casa como en el colegio. Aquí os dejamos unas fotos que lo ilustran, pasando de un Insuficiente a un Notable:

image-0001

image-0002

Deseamos que más medidas como están se sigan tomando para los casos de vuestros hijos. Eso significará que se están consiguiendo avances y mejoras para ellos y para las familias.

Para cualquier consulta que tengáis no dudéis en poneros en contacto con el equipo de Educ-at. Estaremos encantados de poder escucharos y ayudaros.

Muchas gracias.

Equipo de Educ-at

www.educatdah.com

6870398473_ca5487e19b_z

FOTO: Classroom lone student / keith ellwood

Buenos tardes a todos/as.

Queremos plantearos una serie de temas generados tras una entrevista que tuvimos ayer día 27 de Agosto.

Para contextualizar un poco, empezaremos comentando que se trata de una familia que viene de Inglaterra y que tienen que luchar además de contra el TDAH contra un sistema totalmente distinto. Por otro lado, se trata de esas familias donde además de agradecer la confianza total que depositan en nuestro método, te das cuenta que además de tener una implicación máxima por sus hijos son “profesionales en el TDAH”. Esto ayuda mucho a la intervención multidisciplinar que proponemos.

Nos comentan, como os pasará a muchos de vosotros/as, que esta especialización se da tras el diagnóstico de un trastorno que desgraciadamente aún no es del todo conocido por todos los sectores de la sociedad. Y aquí queremos generar el primer debate.

Nosotros llevamos tiempo intentando exponer a la sociedad la importancia de la sensibilización sobre el TDAH, las ventajas del proyecto asociativo y la necesidad de ayudas. Para ello, entendemos que la aparición en medios de comunicación se antoja fundamental. Tratamos diariamente de que medios locales y nacionales nos conozcan y se interesen en el tema. La respuesta que obtenemos el 99% de las veces es…”ya os llamaremos”.

¿Por qué se puede dar esto? ¿Consideráis que el hecho de ser un trastorno invisible afecta? ¿Creéis que a lo mejor no les interesa?

Luego tuvimos que hablar como en todos los casos de cómo afrontar algún problema referido a la autoestima. No obstante, no debemos equivocarnos, y es que el TDAH no es el causante de una baja autoestima y motivación. Tenemos que tener claro que esto ocurre por la falta de consideración de diversos sectores de la sociedad (empezando muchas veces por el centro educativo) que hacen sentir a estos niños/as incapaces de solucionar sus demandas.

Con esto entramos en otro debate generado en relación al centro escolar. Y es que, sigue siendo frecuente que en muchos centros se enseñe la puerta de salida a estos chicos/as.

¿Entendéis que ocurre porque estos chicos/as no tienden a ser alumnos/as “brillantes” y esto aleja a los centros del sistema competitivo en el que se encuentran?

Salvo excepciones vemos como al menos el 50% de los chicos/as con los que trabajamos en un comienzo tienen medias bajas o fracaso escolar. No podemos caer en pensar que esto se relaciona con un problema intelectual porque no es así. Es más, en muchos casos tienen un CI muy alto y desde luego una creatividad y manera de pensar admirable, pero es obvio que la transmisión de conceptos y evaluación tradicional les perjudica. Cambiar los métodos sería clave pero muy complicado.

¿Consideráis que el hecho de que el sistema educativo no valorase la media de las personas afectadas por TDAH ayudaría a que los colegios se implicasen más por sacarles adelante?

Los colegios actualmente luchan por tener medias altas y así ganar en «prestigio» y ayudas por lo que renuncian a todo chico/a que no tenga facilidad para sacar notas altas. Por lo que en  vez de ofrecer medidas no significativas optan por enseñar la puerta de salida.

El hecho de poder tener en cuenta este trastorno a la hora de elaborar la media de los alumnos del colegio podría facilitar la colaboración, ya que se eliminaría esa presión por tener que obtener de todos los alumnos unas notas altas.

Con esto podríamos caer en pensar que se les excluye y habría que ver como se hace. Pero, desde luego tampoco es justo que en la actualidad se tenga en cuenta su media porque un 6 de un niño con TDAH es un 9 de un alumno que no lo tenga (y repetimos que no por motivos intelectuales).

Por último, llegamos a un punto que nos debe hacer pensar en el sistema educativo español. Y es que, nos estuvieron enseñando cómo funciona el sistema inglés, en los países escandinavos…y si se revisa a fondo se comprueba como nuestro sistema es pésimo en muchos sentidos. Pero sin entrar en detalle y generando la última cuestión, vimos como si en algo se diferencian del nuestro es en el hecho de las inspecciones. Son periódicas  y se evalúa a fondo la manera de proceder, la satisfacción de los padres, el trato a las necesidades educativas especiales y en definitiva cuando hay algún caso de TDAH, el colegio es quién asume gran parte de la responsabilidad.

¿Creéis que en España falta este control? ¿No es un poco absurdo que por ejemplo si tengamos este control en el sector de la hostelería y no también en la educación?

Por último, pedir disculpas si alguien se siente ofendido por lo planteado, pero creemos que mucho de lo comentado debe hacernos reflexionar.

Muchas gracias,

Equipo de Educ-at

www.educatdah.com