14043023409_d6596b456c_z

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) representa el problema del neurodesarrollo más frecuente en la edad infantil, con cifras de prevalencia en torno al 5-7%, lo que supone al menos un niño en cada aula escolar. Estos niños se caracterizan por tener una atención imperfecta (dividida, excesivamente focalizada, con déficit en el mantenimiento), por la distraibilidad, o por una posible curiosidad compulsiva en el entorno, que les impide desarrollar una tarea, y por la hiperactividad, siempre reflejada en un comportamiento cognitivo acelerado y muchas veces en un comportamiento motor excesivamente movido.

Para acercarse a un diagnóstico de TDAH, se requiere una minuciosa evaluación de la conducta del niño en los distintos ámbitos en los que se desenvuelve, conocer sus síntomas, y cómo inciden éstos en su vida familiar y escolar, así como profundizar en el conocimiento del TDAH desde la perspectiva del funcionamiento del cerebro y disfunciones en diferentes áreas y circuitos que nos ayudaran a conocer mejor el trastorno y las implicaciones sobre su abordaje.

La evaluación neuropsicológica constituye una herramienta poderosa, no solo para el diagnóstico, sino para definir el tipo de tratamiento que resultará más adecuado. La exploración neuropsicológica nos ayuda a evaluar el desarrollo madurativo global de los niños e incide especialmente en la evaluación de las funciones ejecutivas y las áreas cognitivas del cerebro identificando los puntos fuertes y débiles que presenta el perfil cognitivo del niño. El análisis de estos puntos fuertes y débiles permite identificar cuáles son las áreas que van a necesitar un tratamiento o una intervención más especializada y constituye el origen de partida que debe vertebrar el programa de intervención, adaptándolo a las necesidades específicas de cada niño.

 El abanico de síntomas y comportamientos de los niños con TDAH son una consecuencia de los fallos en los procesos cognitivos, perceptivos, ejecutivos y/o neurobiológicos. Si consideramos la conveniencia de perfilar mejor el diagnostico para una más cualificada intervención y seguimiento futuro del niño con TDAH, es conveniente evaluar el funcionamiento cerebral superior que regula el control inhibitorio, los procesamientos de la atención y las funciones ejecutivas, fundamentales para el correcto aprendizaje. Por lo que la exploración neuropsicológica nos acerca a los fallos y alteraciones funcionales de los sujetos con TDAH y nos permite diseñar intervenciones individualizadas acorde con sus déficits y necesidades.

El neuropsicólogo infantil debe interpretar la conducta desde el cerebro, y este es el hecho diferencial con respecto a otros sistemas de evaluación psicológica. A través de una evaluación neuropsicológica podremos:

  • Identificar en qué momento evolutivo se encuentra el niño/ adolescente.
  • Elaborar un perfil cognitivo, en el que se refleje sus puntos fuertes y aquellos que deben ser reforzados.
  • Conocer el tipo y la eficacia de las estrategias que utiliza.
  • Saber qué factores pueden estar incidiendo, de manera positiva y/o negativa, en la actuación del niño.
  • Conocer la motivación, el grado de colaboración y la conciencia de las limitaciones del niño.
  • Conocer las expectativas de la familia y del centro educativo respecto a su evolución

Por tanto, la neuropsicología infantil realiza aportaciones en la valoración y evaluación del TDAH, obteniendo índices de funcionamiento para los diferentes perfiles y déficits cognitivos. Según Mulas (2006) identificar para luego poder entrenar los déficits propios de cada subtipo diagnóstico nos permite alcanzar logros más adecuados de actuación en el TDAH y diseñar intervenciones neuropsicológicas que favorezcan  cambios cognitivos a largo plazo.

Para obtener más información sobre el proceso de evaluación neuropsicológica no duden en ponerse en contacto con el equipo de Educ-at, quienes le atenderemos y orientaremos en función de su caso en particular.

Muchas gracias.

Patricia Francisco

Especialista en Neuropsicología

www.educatdah.com

alumno-profesor13

Gracias a la inclusión en la LOMCE del Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH) como necesidad específica de apoyo educativo en el artículo 71.2, se pusieron en relieve la importancia de aplicar unas medidas dentro del mismo para el beneficio de dichos alumnos. La promoción de protocolos de intervención a nivel educativo hacen hincapié en cuáles deben ser esas medidas. ¿Pero qué son y qué tipos hay?

Se entiende por medidas a aquellas adaptaciones a modo de estrategia educativa que consiste en la adecuación de los contenidos, tipo de evaluaciones o factores ambientales con el objetivo de hacer que los objetivos propuestos en cada curso escolar sean más accesibles al alumno. Se trata de tener en cuenta las características individuales del alumno y las particularidades propias del trastorno a la hora de planificar la metodología, los contenidos y, sobre todo, la evaluación. Se dice que existen dos tipos de medidas a tomar: las medidas significativas y las no significativas.

Las medidas significativas son aquellas que están destinadas a eliminar, reducir o priorizar determinados contenidos, objetivos y criterios de evaluación. Este tipo de adaptaciones, en nuestra opinión, no deben ser nunca la primera vía a tomar, pues podemos estar frenando el desarrollo de nuestro hijo, provocando que no aprendan ciertos contenidos y afectando a su aprendizaje. Si bien, en algunos casos puede ser necesario en algún apartado a asignatura en concreto consideramos que antes se deben proponer medidas no significativas.

Por medidas no significativas nos referimos a aquellas modificaciones en las que no se interfiere en el currículo, sino en los factores ambientales dentro del aula, en la interelación entre profesor-alumno o en determinados cambios durante los exámenes. Estas medidas creemos que deben ser de aplicación obligatoria (no tienen porqué ser todas pero si las mas beneficiosas) ya que no tienen un coste económica, pero si que implican sensibilización y conocimiento del trastorno. Algunas de estas medidas pueden ser:

  • Sentarle en las primeras filas de clase y alejado de estímulos distractores como puede ser las ventanas. De esta manera esteremos fomentando una menor frecuencia de distracciones durante las clases.
  • Refuerzo positivo de sus aportaciones en clase o de cualquier logro conseguido aunque ya tuviera que tenerlo instaurado por la edad biológica que tiene.
  • Secuenciación de las preguntas durante un exámen. Porqué vamos a ponerle en una misma cara 6 preguntas cuando podemos ponerle 3 más espaciadas. Los niños con TDAH tienden a pasar de una pregunta a la otra sin haberla completado la anterior. Si reducimos el número de preguntas por cara estaremos fomentando que esto no ocurra.
  • Simplificaresalta en negrita las partes importantes de los enunciados. En muchas ocasiones se hacen enunciados muy largos, o con varias preguntas, en las cuales los niños con TDAH tienden a no responderlas completamente o a perderse en lo qué preguntan. Si subrayamos en negrita aquellas palabras importantes estaremos ayudándole a entender y a centralizar la pregunta para que pueda demostrar sus conocimientos.
  • Aumenta el tiempo en los exámenes. Una de las medidas más importantes es ampliar en un 35% el tiempo del exámen. Esto implica unos 15 minutos más, que pueden ser suficientes para que le de tiempo a terminar de rellenar la prueba. Esta medida está aprobada para que se adopte desde hace un tiempo en los exámenes de selectividad.
  • No penalizar en exceso las faltas de ortografía, muy comunes en los niños con TDAH sobre todo debido a omisiones de letras (poner «siepre» en vez de «siempre»)
  • Reducción de las tareas para casa. Como hemos hablado, el sistema de estudio tradicional que tienen los niños basada en la lectura repetida para estos niños no es suficiente y deben dedicar más tiempo a reelaborar la información, hacer una lectura comprensiva, un  buen subrayado para terminar con un esquema o resumen que le ayude a jerarquizar la información y suplan sus déficits (principalmente atencionales). Si le mandamos una gran carga de trabajo, no le estaremos brindando ese tiempo que necesitan, lo que les penalizará.
  • Centrarnos más en los esfuerzos que en la nota objetiva. Estos chicos tienden a realizar muchos más esfuerzos que el resto de sus compañeros para obtener la misma nota o, incluso, una nota menor, por lo que focalizar nuestra atención en sus esfuerzos y en sus logros nos ayudará a objetivizar el trabajo que realizan.
  • Realizar diferentes formatos de exámen: oral, por escrito, tipo test, etc.

Están son algunas de las medidas no significativas. Existen otro tipo de medidas que aunque no se encuadren dentro de las medidas típicamente consideradas como no significativas puede ser muy beneficiosas para los niños con TDAH como son:

  • Impulsar un aprendizaje cooperativo, mucho más dinámico y activo.
  • Dar responsabilidades dentro del aula para que adquieran un rol relevante dentro de sus compañeros y potenciemos su autoestima.
  • Tener un mayor control sobre él con el tema de la agenda, ayudarle a organizarse o planificarse. Existe tutorizaciones en este aspecto de otro compañero pero este punto hay que saber llevarlo pues puede darle la impresión al niño que tiene otro «profesor» más que le vigila, lo que no le beneficiaría.
  • Crear con él unas señales para cuando se distraiga ayudarle a refocalizar su atención.
  • Fragmentar la tarea si es muy larga.
  • Tener un seguimiento con el niño, preguntándole y motivándole.

Estas son sólo algunas, se pueden tomar muchas otras, para ello se debe tener un conocimiento y una gran capacidad didáctica y creativa para saber ajustar qué modificaciones pueden ser beneficiosas para cada alumno. Pero con estas medidas generales se pueden conseguir grandes avances, grandes mejores que impulsan la motivación y autoestima  de los niños.

Para demostrároslo queremos poneros un ejemplo. Se trata de un niño diagnosticado con TDAH en etapa primaria, cuya motivación y autoestima era baja puesto que consideraba que hacía grandes esfuerzos para luego no verse recompensado. En el apartado escolar, se ha trabajado con él en ofrecerle unas técnicas adecuadas que le ayuden a suplir su déficit, un cambio en sus rutinas y unas competencias en organización y planificación. A su vez, junto con el centro educativo, se llegaron a acuerdos para ver qué medidas no significativas se podían aplicar. Para los exámenes se decidieron además de dar más tiempo, simplificar y adecuar las preguntas, hacerlo más visible y espaciado. Las mejoras fueron clarísimas. Ahora nos encontramos con un colegio y un profesorado con una mayor sensibilidad y, sobre todo, un niño con una mayor confianza en si mismo, una mayor autoestima y motivación, mejorando su actitud tanto en casa como en el colegio. Aquí os dejamos unas fotos que lo ilustran, pasando de un Insuficiente a un Notable:

image-0001

image-0002

Deseamos que más medidas como están se sigan tomando para los casos de vuestros hijos. Eso significará que se están consiguiendo avances y mejoras para ellos y para las familias.

Para cualquier consulta que tengáis no dudéis en poneros en contacto con el equipo de Educ-at. Estaremos encantados de poder escucharos y ayudaros.

Muchas gracias.

Equipo de Educ-at

www.educatdah.com

image-0001

Desde Educ-at siempre buscamos formas para ofrecer un mejor servicio con una mayor oferta, para así poder beneficiar y ayudar a más familias, atendiendo a cada caso en particular. Todos ellos bajo los mismos valores que nos han caracterizado hasta ahora: profesionalidad, honestidad, compromiso y trabajo. Por ello, fruto de la estrecha alianza establecida con el Colegio Nuevo Velázquez en Madrid, nos enorgullece presentaros los nuevos servicios que ofertaremos desde el próximo mes de marzo en sus instalaciones.

Dichos servicios no son exclusivos para alumnos del centro, si no que están abiertos a toda persona interesada. Son los siguientes:

  • Técnicas de estudio grupales (clases de apoyo).  Estas sesiones grupales (mediante grupos reducidos y homogéneos) están especialmente enfocadas a alumnos con dificultades atencionales y/o de aprendizaje. Es muy importante que desde el centro educativo se entienda la dificultad y se luche porque el aprovechamiento de las clases sea óptimo (mediante medidas no significativas). No obstante, luego queda la segunda parte del proceso y es el estudio en casa.

A la hora de desempeñar este estudio, estamos convencidos de que un sistema tradicional no es oportuno.  Por ello, con el fin de poder dotar de estrategias que permitan a los alumnos suplir sus dificultades y ganar un hábito que les separe de este estudio tradicional, se han creado estas clases.

Incidiremos en aspectos competenciales, cambio de hábito y rutinas, técnicas de estudio que permitan un mejor procesamiento de la información y dificultades específicas en asignaturas concretas.

  • Escuela de alumnos / Inteligencia emocional Se llevarán a cabo los lunes de 17:30 a 19:30. Tendrán lugar sesiones grupales donde a través de dinámicas y ejercicios se intentará avanzar en cuestiones que consideramos fundamentales cuando uno va llegando a la etapa adulta:

– Saber identificar y gestionar mis emociones.

– Adquirir tolerancia a la frustración.

– Ganar confianza, motivación y autoestima.

– Darnos cuenta de la importancia de respetar normas.

– Ser parte activa y comprometida dentro de mi entorno familiar.

Estas sesiones las impartirá Ángel Terrón, director y psicólogo de Educ-at.

  • Escuela de padres. Ser padres no es en absoluto tarea fácil y, como hemos comentado, el día a día con adolescentes trae dificultades a las que no siempre sabemos responder de la mejor manera. Por todo esto, se ha tratado de crear un espacio donde de forma dinámica y grupal podamos ver todos estos asuntos desde diferentes perspectivas y buscar las mejores soluciones.

Estas sesiones las impartirán Alberto Jiménez y Ángel Terrón, psicólogos de Educ-at.

Para cualquier consulta o información, no dudéis contactar con nosotros a través de cualquiera de las siguientes formas:

> Rellenando el formulario en nuestra página web www.educatdah.com

> Enviando un correo a info@educatdah.com

> Llamando al teléfono 665 97 55 21

Muchas gracias,

Equipo de Educ-at

fracaso-escolar-eso1

Terminaron las vacaciones de Navidad y comenzó el segundo trimestre, periodo fundamental para el desarrollo del curso. Es posible que el primer trimestre acabara con malas notas o con unos resultados peores a los que cabría esperar por el tiempo dedicado. ¿Por qué ocurre esto? ¿Qué dificultades suelen tener y qué tratamiento podemos elegir?

Lo primero que debemos entender es que los niños y niñas con TDAH no están necesariamente predestinados al fracaso escolar. Si desde pequeños se trabaja con ellos, haciendo hincapié en aquellas áreas en las que presentan dificultades (aunque no sea graves todavía), o mejor aún, si se trabaja previniendo y enseñándole estrategias ante posibles dificultades que son comunes a los niños con este trastorno, su desarrollo y aprendizaje durante la etapa escolar no debe sufrir mayores desavenencias que cualquier otro niño.

Si bien esto es cierto, nuestra experiencia trabajando exclusivamente con estos chicos y chicas nos demuestra que, a medida que se acercan a la Secundaria, las posibilidades de que su rendimiento no se adecue a sus capacidades y esfuerzo (es decir, saca peores notas de las que se merecen) aumentan exponencialmente. Nos encontramos ya en cursos de Primaria a niños y niñas que presentan dificultades en el rendimiento escolar que puede provocar incluso que suspendan determinadas asignaturas. En muchos casos, acabar la etapa escolar se puede convertir en un auténtico reto tanto para los niños/as como para los propios padres.

PERO, ¿POR QUÉ OCURRE ESO? Y ¿QUÉ DIFICULTADES SUELEN PRESENTAR?

El TDAH conlleva que ciertas zonas del cerebro (lobulo prefrontal principalmente) se desarrollen más tardíamente y junto con un peor funcionamiento bioquímico cerebral provoca la sintomatología propia del trastorno (dificultades para mantener la atención y la concentración, un excesivo grado de actividad motora y una tendencia a responder de manera impulsiva). Como conocemos, cada TDAH es único y en cada casos estas manifestaciones se darán en diferentes proporciones dando lugar no solo a diferentes subtipos (inatento, hiperactivo/impulsivo o combinado) sino también a distintas problemáticas en el ámbito escolar.

Estamos de acuerdo con Isabel Orjales (psicóloga experta y divulgadora del TDAH) en que las dificultades en el ámbito escolar dependen de factores como el nivel o curso académico, el tipo de asignatura, las habilidades personales, el entrenamiento recibido hasta el momento, la exigencia del profesor o la sobrecarga de deberes. Desde Educ-at consideramos que debemos tener en cuenta también factores tan importantes como el nivel de madurez, la motivación y la autoestima que tenga.

Una de las principales razones, bajo nuestra humilde opinión, que provoca que exista un menor rendimiento en este tipo de alumnos, es el sistema educativo actual. Somos conscientes de la dificultad (por no decir imposibilidad) que conlleva cambiar dicho sistema actual, pero la manera en la que se imparten las clases, la rigidez del sistema y un pobre trabajo en las competencias de los alumnos, no beneficia a aquellos niños que padecen TDAH.

Pero como esto resulta complejo en la actualidad, debemos ser prácticos y ver qué dificultades suelen presentar los niños con TDAH y qué podemos hacer, que no es poco. Las dificultades generales que suelen aparecer son las siguientes:

  • Mantener la atención en las explicaciones. Debido principalmente a que les implica realizar un sobreesfuerzo para mantener la concentración ante una tarea larga y, en muchas ocasiones, aburrida. Esto les conllevará que las horas de clase no sean todo lo provechosas que debieran ser, lo que les dificulta a la hora de estudiar en casa. Es decir existe un menor aprovechamiento del trabajo en clase.
  • Organizarse y planificarse los trabajos y exámenes. Una de las mayores impedimentos que presentan estos chicos y chicas es organizar las tareas que tienen, repartirlas en el tiempo en función de la complejidad y la prioridad.
  • Realizar dos tareas al mismo tiempo y automatizar rutinas. Pueden presentar inmadurez para automatizar procesos como la lectura y la escritura o memorizar trablas de multiplicar. Además realizar tareas como un dictado les supone un mayor esfuerzo que al resto, puesto que tienen que: 1. no distraerse con estimulos externos o internos, 2. escuchar al profesor 3. apuntar lo que va diciendo mientras y 4. vigilar que no cometa faltas de ortografía.
  • Menor rapidez y constancia durante la realización de tareas. Debido al cansancio que les provoca realizar dichas tareas a la vez que deben ignorar estimulos. También vemos un menor rendimiento en aquellas tareas que implican reflexión.
  • Pérdida del material.
  • Exámenes con mayores errores por problemas de impulsividad, de comprensión de los enunciados o de inatención.
  • Control de la agenda, lo que puede conllevar que se le olviden presentar trabajos, deberes o fechas de exámenes.
  • Más dificultades para automotivarse. Son niños que dependen más que los de su edad, debido a la inmadurez, de la aprobación y refuerzo de los demás.

La impulsividad y los obstáculos que presentan para regular sus propias emociones (principalmente la baja tolerancia a la frustración) puede provocar conflictos entre los compañeros, con los profesores o sentimientos de injusticia que favorecen que la motivación e interés por las demandas escolares disminuyan.

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA MEJORAR EL RENDIMIENTO DE MI HIJO O HIJA?

Como veis, son muchas las dificultades que pueden presentar vuestro hijo o hija con TDAH, pero que no cunda el pánico, porque muchas de ellas se encuentran relacionadas y con un trabajo bien establecido teniendo muy claro los objetivos las mejorías son evidentes.

En el periodo escolar que nos encontramos (inicio del segundo trimestre) es crítico empezar a solucionar y poner medidas para suplir las carencias que puedan presentar. Estamos en un periodo importante, en el que todavía se puede revertir la situación y salir más fuertes y con mayores estrategias de afrontamiento. En Educ-at muchos de las intervenciones empiezan en este periodo y los pronósticos son muy favorables. Consideramos que nunca es mal momento para iniciar medidas y buscar soluciones pero el segundo trimestre es una época ideal.

Desde la filosofía de Educ-at, creemos que la mejor intervención posible para un niño con TDAH es aquella que da relevancia al ámbito escolar (ofreciéndole técnicas que le ayuden a demostrar todas sus capacidades y conocimientos a la vez que suplen sus déficits) mientras trabaja paralelamente aspectos tan importantes como motivación, autoestima y variables conductuales, emocionales y sociales. Si en el colegio se pasan unas 7 horas de media diarias, ¿por qué no enseñarle estrategias para que puedan responder adecuadamente en dicho ámbito?

Se antoja fundamental también un trabajo con las familias puesto que la intervención psicoeducativa ideal para tu hijo/a es aquella que se adapta a su realidad, la cual no sólo le incluye a él (sus características personales, sus fortalezas, sus dificultades, sus capacidades, etc.) sino también a su familia, sus necesidades y su realidad específica.

Por todo ello, lo primero de todo es evaluar y valorar bien las dificultades que presenta para poder intervenir adecuadamente es esas áreas. Es decir, observar si tiene dificultades en la comprensión lectora, descifrando instrucciones, en las matemáticas, en la memorización de contenidos, etc.

Lo fundamental es ofrecerle herramientas que le ayuden a suplir sus déficits (principalmente atencionales). De esta manera estaremos haciéndole más competente, se verá más capaz de afrontar las demandas escolares, su confianza por lo tanto aumentará, lo que reforzará su autoestima. Todo ello implicará mejoras a nivel familiar, emocional y conductual del niño.

Por todo ello, si ya estas en manos de algún profesional de confianza hágale ver la importancia de trabajar dicho ámbito para evitar el «efecto bola de nieve». Si este no es el caso, desde Educ-at estaremos encantados de poder escuchar su caso y ayudarle. Visita nuestra web (www.educatdah.com) y contacte con nosotros.

Muchas gracias.

Equipo de Educ-at.

www.educatdah.com

Queridos padres y madres.

Nos complace presentarles la:

I Escuela de padres con niños con TDAH

Desde Educ-at entendemos que la intervención familiar juega un papel fundamental en el desarrollo de nuestros hijos de hijas. El poder disponer de un espacio en el que de manera grupal y dinamica se pueda plantear dificultades que desde el entorno familiar tenemos que afrontar día a día, puede ser puede ser muy satisfactorio.

Se abordarán multitud de temas y vuestro papel será fundamental ya que podréis ser parte activa y plantear diversos temas.

La presentación de este gran proyecto tendrá lugar:

Miércoles 21 de Enero

17.30 horas

Colegio Nuevo Velázquez

C/ Rosa Jardón 9 Madrid, metro Pío XII.

Además en esta primera sesión abordaremos los siguientes temas:

1. Como manejar y aumentar la tolerancia a la frustracion de nuestros hijos.
2. La balanza entre normas, límites y refuerzo positivo.

Las sesiones tendrán lugar los miércoles por la tarde (con una periodicidad que os iremos planteando). Esta primera sesión será totalmente gratuita y posteriores sesiones tendrán un importe de 10€ por persona y 15€ por familia. La duración de cada sesión será de entre hora y media – dos horas.

Rogamos confirmacion de asistencia en la siguiente dirección de correo ya que las plazas son limitadas. La dirección es educatmadrid@gmail.com

¡Os esperamos a todos/as!

Un saludo.

Equipo de Educ-at

www.educatdah.com