Entradas

rey leon

Os lanzamos un tema que puede crear mucho debate. ¿Qué pensáis vosotr@s?

En muchas familias, suele ser algo frecuente el chantaje que hacen los niños a los padres. Es la forma más básica de acceder a conseguir lo que uno se propone, por eso es fácil ver estos comportamientos desde los primeros momentos en los que el niño empieza a formar parte de la vida.

El llanto, en los bebés, cumple la función de avisar y reclamar a sus cuidadores para que directamente le cubran sus necesidades básicas, ya que por sí solo no sería capaz. La “curación” (finalización) del llanto fortalece el vínculo entre el cuidador y el bebé, y refuerza la actitud del adulto, con el propósito conseguido de haber ayudado a su hijo a calmarse (callarse), por lo que esta actitud será repetida posteriormente con la siguiente premisa  “Si hago X dejará de llorar”  en vez de “si hago X,  le habré alimentado, le habré enseñado, le habré calmado…).

En las primeras fases del desarrollo se trata de no dejar al bebé en una situación de vulnerabilidad; sin embargo, cuando van creciendo y al cabo de aproximadamente un año ya se pueden apreciar conductas que posteriormente derivarán en chantaje. El niño sigue sin saber hablar y sólo puede conseguir cosas cuando llora o se queja, por tanto su mecanismo es el mismo, pero su capacidad cognitiva sigue desarrollándose. El niño ya no sólo llora para ser acunado, ahora lo hace también cuando se aburre o se le niega algo. Es una buena oportunidad para darles alternativas y cambiarles su estado emocional, normalmente desviándoles la atención a otras cosas, o simplemente teniendo claro que mientras les acompañemos en su llanto, les estamos enseñando a entender que a veces no se consigue lo que uno desea en el momento, les enseñamos a tolerar la frustración de una manera sana.

Según van creciendo, los padres suelen ceder al chantaje, por las ganancias secundarias que obtienen los adultos (el poco esfuerzo que hay que hacer para que se callen y “nos dejen en paz”). Ante insistencia por parte del niño, cedemos, en vez de mantener firme nuestra postura, lo que derivará en que el único aprendizaje que se llevan los niños es que a través del chantaje consiguen lo que quieren. Resaltamos la importancia de tener unas normas y límites claros, donde no se acceda al chantaje, aunque sí a la negociación si se considera oportuno y de cara a la adolescencia.

Como sabemos que no es tarea fácil, sí os proponemos que en ese momento de chantaje verbal o no verbal, podáis pararos y pensar qué es lo que consigo enseñarle si actúo de una manera u otra. Será entonces cuando estemos transmitiéndoles los valores que cada padre o madre quiera dejar en herencia a su hij@.

 

Laura Martín de la Plaza

Psicóloga de Educ-at

N°colegiada: M-28376

www.educatdah.com

Cartel programación (con iconos)

Bienvenidos a la VI Jornada de sensibilización sobre el TDAH.

Como cada año Educ-at, junto con ANSHDA y el Colegio Nuevo Velázquez se complace en invitaros a la jornada anual de sensibilización totalmente gratuita que llevamos a cabo en Madrid. En esta edición hemos querido titularla:

“Los desafíos del TDAH: Un camino por recorrer”

En el día a día de los chicos y chicas afectados con TDAH, así como de todas las familias, personal docente y demás profesionales, se ponen de manifiesto muchos retos que afrontar y que solucionar. Si la educación y el desarrollo de cualquier niño es una carrera de fondo que supone un camino lleno de dudas y de miedos, educar a un niño con TDAH es el equivalente a realizar varios triatlones seguidos.

Desde por la mañana hasta que se acuestan surgen numerosas situaciones a las que hacer frente y ponen en jaque todo nuestro arsenal de herramientas tanto como padres como profesores.

Tener TDAH, y que tu hijo o alumno lo tenga, pone en tela de juicio la capacidad para saber gestionar el día a día. Pero nada más lejos de la realidad. Si, es más desgastante y sacrificado pero una vez que interiorizamos y aceptamos esa situación, se nos abre un camino precioso por delante. Camino empedrado y con muchas subidas y bajadas, pero increíblemente enriquecedor. Y para afrontar ese recorrido necesitamos contar con unas buenas botas, unos buenos bastones sobre los que apoyarnos, una buena brújula y mapa y un largo etcétera de estrategias y herramientas. Es aquí donde jornadas como las que organizamos entran en juego y tienen un papel relevante.

Siguiendo la dinámica de jornadas anteriores enfocamos las ponencias y las mesas debate desde un punto eminentemente práctico. Es esencial conocer la parte teórica y basada en la evidencia que se esconde detrás de cada orientación y consejo, pero más importante aún es que os vayáis de este día con un listado de herramientas y pautas que podáis poner en juego con la mayor brevedad posible.

Para ello contamos con un sucesión de ponentes con un bagaje y una experiencia profesional en materia de TDAH amplia y contrastada. Utilizando un lenguaje cercano y sencillo para que, ya seáis padres, familiares, profesores, estudiantes, personal sanitario, podáis salir con una idea clara sobre a qué retos nos enfrentamos y cómo superarlos.

Por último, este año hemos querido incorporar un testimonio que, en primera persona, pueda compartir con todos nosotros su enriquecedora experiencia y cómo con tesón, confianza y constancia ha sido solventando los distintos obstáculos que se ha encontrado en su recorrido vital.

Como comentamos la inscripción es GRATUITA y se realiza rellenando el siguiente formulario que facilitamos a continuación:

https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLScAhMSQqEJoxkk-UqjfbpMFdxRrZ8c4o-EW2Qd7YAPLRqnUHw/viewform?usp=pp_url

Pinchando sobre él se os abrirá la página para su cumplimentación.

Esperamos disfruten de esta jornada que hemos elaborado para ustedes con mucha ilusión y dedicación.

Muchas gracias,

Un saludo,

Equipo de Educ-at

www.educatdah.com

3ª sesion Escuela de Padres Educ-at
Estimados padres,
Nos complace invitaros a la tercera sesión de nuestra Escuela de Padres que tendrá lugar el miércoles 16 de diciembre a las 18.00 horas en el Colegio Nuevo Velázquez (Madrid). Esta sesión la hemos titulado «Estilos educativos y pautas a modificar. Aspectos a tener en cuenta en periodo de vacaciones».
La educación perfecta desgraciadamente no existe, pero si aprendemos a identificar cuáles son los estilos educativos existentes y cuál es el más recomendable para los niños y adolescentes con TDAH (atendiendo a cada caso y cada contexto) estaremos ayudando a manejar las problemáticas que se dan en el día a día y acercándonos a un ideal de educación lo más ajustado posible a cada circunstancia.
Por todo ello, en esta sesión queremos tratar el tema de los estilos educativos. Aprender que existen 4 tipos diferentes de estilos educativos los cuáles se establecen en función de dos continuos: el del ejercer un control (de mayor control a menor control) y el de ofrecer un apoyo emocional (de un mayor apoyo a un menor apoyo).
Esta parte la completaremos con una parte esencial: la modificación de la conducta del chico con TDAH. Por tanto, hablaremos de pautas para modificar comportamientos atendiendo a las particularidades del trastorno: el papel que juega la inatención y la autoestima, qué hacer cuando nos encontramos resistencia, cómo utilizar el diálogo, la importancia del mantenimiento de consecuencias, etc. Comprenderemos la relación que guardan estos aspectos con la instauración de conductas deseadas en el niño y adolescente con TDAH, así como aprenderemos una serie de estrategias que nos permitan llevarlas a cabo de manera satisfactoria.
Por último nos encontramos en una época del año en la que tienden a surgir muchas dudas a los padres de cómo actuar, por lo que no queremos dejar pasar la oportunidad de incidir en cómo afrontar las vacaciones de Navidad. Trataremos temas relacionados sobre qué decisiones tomar si le han quedado varias asignaturas, si es beneficioso desapuntarle de las actividades extraescolares, si deben tener más o menos regalos, mantener unas rutinas mínimas, cómo reforzarles si las notas han sido las adecuadas o cómo motivarles de cara al segundo trimestre. Todo ello de cara a proponeros una serie de orientaciones y pautas para un mejor afrontamiento de este periodo.
No obstante, la Escuela de Padres está orientada para ofrecer un ESPACIO DONDE SOLVENTAR VUESTRAS DUDAS, por lo que siempre se busca, en relación al tema planteado, que sea dinámico y participativo con el objetivo de poder ofrecer una ayuda más ajustada.
Para reservar vuestra plaza o recibir información no dudéis en poneros en contacto con nosotros a través de info@educatdah.com o en el 665.97.55.21
¡Os esperamos!
Muchas gracias,
Equipo de Educ-at.
www.educatdah.com

autoestima

La mayoría de los niños con TDAH tienden a valorarse a sí mismo más negativamente, con más problemas, menos aceptados socialmente y menos felices que los niños de su edad. Muchos estudios demuestran que más del 50% de los niños con TDAH presentan problemas emocionales, como sentimientos depresivos, de ansiedad, inseguridad o baja autoestima.

Los niños con TDAH son más difíciles de educar y de ahí que reciban con mayor frecuencia una información negativa sobre su comportamiento y sus tareas, sobre todo en el colegio. También se les tiende a comparar con compañeros o con hermanos de manera en las que ellos tienden a salir perjudicados («¿no puedes estarte quieto como el resto de tus compañeros?» «A ver si aprendes de Carlitos», etc.) o se les confunden con niños maleducados, vagos, pasotas o tontos.

Por otro lado, los niños con TDAH viven más experiencias de fracasos que de éxitos durante su infancia. Esto se acentúa un poco más durante su etapa escolar. Se esfuerzan por hacer bien las cosas, por gustar a los de su entorno, pero los resultados no siempre son satisfactorios y cometen más errores que los otros, aunque se hayan esforzado más. Este esfuerzo sin éxito, baja su autoestima y establece en él creencias erróneas y poco ajustadas a la realidad. Es decir, se sienten indefensos, incapaces y surgen pensamientos del tipo «no sé que hacer, haga lo que haga, fracaso” «no voy a poder, con lo tonto que soy…», etc.

Estos niños diariamente también se encuentran ante tareas que implican una atención sostenida o autocontrol al que no están capacitados para afrontar, como por ejemplo, mantener la atención permanente durante una clase, lo que aumentan su sensación de frustración o fracaso.

Cualquiera de nosotros, ante una tarea en la que no nos consideramos hábiles tenderemos a afrontarlas con la convicción de que no saldrá bien, lo que afectará ya no solo a nuestro rendimiento ante esa tarea sino que nos afectará emocionalmente de una manera negativa. Por ejemplo, si yo no se patinar y un día me obligan a ponerme unos patines y realizar un circuito, yo pensaré que la caída que voy a sufrir es inevitable y que tendré que soportar las risas y burlas de los demás, lo que me hará sentir más inseguro (esto aumentará más aún mis posibilidades de caída), y más irritable respondiendo de forma más agresiva ante las instrucciones y consejos de quien está alrededor mío. A mayor complejidad del circuito mayor será mi desconfianza, mi inseguridad y mis emociones negativas asociadas a la situación. No es lo mismo pensar “como soy bueno lo sabré hacer”, que otro que piensa “no podré conseguirlo nunca”. El primero lo intentará, mientras que el segundo abandonará antes de intentarlo o ante la mínima dificultad.

Las personas tenemos dos estilos de afrontamiento ante las situaciones que nos resultan difíciles y que nos generan inseguridad: enfrentarnos a ellos o evitarlos. El niño con TDAH con una baja autoestima ante tareas que le resultan difíciles preferirá no tener que realizarlas, sacándose alguna excusa o mostrando una actitud de autosuficiencia, expresando la facilidad de la tarea lo que puede estar enmascarando la realidad. Este mecanismo de defensa más que protegerlo le refuerza sus pensamientos de incapacidad, pues al no intentarlo nunca  vivirá experiencias de superación propias tan importantes para aumentar y potenciar nuestro autoconcepto.

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA AUMENTAR LA AUTOESTIMA DE NUESTROS HIJOS?

  • Aceptar las dificultades que supone que nuestro hijo padezca TDAH, principalmente en referencia a los estudios. Dichas dificultades pueden ser suplidas con unas técnicas eficaces y la implantación de un correcto hábito. Una vez que se reconozcan estas dificultades es más fácil identificar los esfuerzos por parte del niño y elogiar cuando realiza alguna cosa bien hecha.
  • Elogiar los logros. Cualquier logro que consiga por pequeño que sea y sobretodo, aquellos que impliquen un esfuerzo, debemos reforzarlo. Desde bien pequeños, los niños realizan comparaciones entre ellos y sus compañeros y observan como el resto se les elogia un mayor número de veces. Por ello, reforzar sus logros y sus conductas positivas no solo potenciará su autoestima sino que potenciaremos la aparición de este tipo de conductas.
  • Ofrecerle mayor grado de confianza en su persona y en sus competencias.
  • Modificar nuestro lenguaje. Debemos enterrar los «no» tan temible para los niños y expresarnos de una manera positiva.
  • Evitar la acusación y hablar desde el “yo” más que desde el “tú”. Es decir, cuando estamos enfadados con él/ella, es muy conveniente utilizar la siguiente fórmula: “yo me siento…cuando tu haces….porque….”. No debemos etiquetarles, cuando haya hecho alguna mala acción nos centraremos en su conducta y no en la personalidad. Por ejemplo si un niño pega a otro no le debemos decir «Eres malo», sino «no te has comportado de la mejor manera porque has pegado a un compañero» o siguiendo la fórmula anterior «yo me siento triste cuanto tu pegas a tu compañero porque sabes que eso no debes hacerlo».
  • Potenciar actividades que se le den bien. De esta manera se sentirá competente, fomentando su autoestima y si es en grupo mejor, pues impulsará su integración social.
  • Debemos descubrir sus habilidades y aspectos positivos y ayúdele a disfrutarlo (habilidades en el dibujo, delante del ordenador, en el deporte, bailando…afectuosidad, creatividad, espontaneidad, sentido del humor y todas aquellas que seguro encontramos en un niño/a con TDAH)

Son chicos/as con mucho potencial, con muchas virtudes positivas y con talentos ocultos que suelen permanecer enmascarados por varias razones: las características propias del trastorno, la presión académica que hace que nos centremos principalmente en ese área escolar donde presenta más complicaciones y por su baja autoestima.

No perdamos la esperanza en ellos. Apliquemos el ensayo error y ofrezcámosles contextos fuera de lo escolar donde desarrollar y descubrir sus aptitudes y destrezas.

Equipo de Educ-at

www.educatdah.com

Para recibir más información sobre nosotros y nuestros servicios estaremos encantados de poder atenderles en el teléfono 665.97.55.21 o a través de nuestro correo info@educatdah.com.

 

Imagen

Divergent convergences / Simon Pittock

Leon Battista Alberti, arquitecto, escritor italiano y el primer teórico del Renacimiento dijo «el mejor legado de un padre a sus hijos es un poco de su tiempo cada dia». Por otro lado, si echamos la vista a nuestra época en el colegio, recordamos, en gran medida, a los profesores que tuvimos, y la influencia que en nosotros ejercieron.

Como ya os contamos en el post anterior, desde Educ-at abordamos el TDAH desde una perspectiva psicoeducativa, cómo método alternativo y compatible a los tratamientos más comunes. Se basa en técnicas que ayuden al niño a potenciar la atención, la memoria de trabajo, la autorregulación de la motivación y los procesos de análisis y síntesis, además de implantar una serie de competencias clave como planificación, organización, autonomía, constancia, responsabilidad, etc.

De esta manera buscamos incrementar el control consciente y finalista de su comportamiento y aprendizaje, mejorando su rendimiento académico, para conseguir posteriormente, mejoras a nivel conductual y en sus relaciones interpersonales.

Pero al igual que una mesa con tres patas, únicamente con esta parte, la intervención estaría coja. Consideramos que la intervención debe llevarse a cabo desde una concepción integradora, implicando y coordinando a todos los agentes participantes en los contextos en los que el niño/adolescente se mueve.

EL PAPEL DE LOS PADRES Y PROFESORES.

Los padres y los profesores son los verdaderos líderes en la dirección educativa de los niños, ejerciendo una gran influencia en su desarrollo y crecimiento personal, por lo que su implicación se antoja fundamental para el éxito de la intervención.

 El asesoramiento que se lleva a cabo con ambas partes resulta imprescindible, pues permitirá que quienes conviven a diario con él conozcan con precisión en qué consiste el trastorno, cómo puede afectarles, los problemas asociados y las capacidades de afrontamiento de las que disponen.

 De esta manera, al mismo tiempo que actuamos con el alumno, de forma paralela se interviene con la familia, y en la medida de lo posible, con el profesor o el centro educativo.

¿POR QUÉ INTERVENIR CON LA FAMILIA?

 La familia adquiere un peso muy relevante y primordial en la educación de todos los hijos, enseñándoles valores, creencias, pautas de comportamiento social, etc. convirtiéndose en modelos en los que el niño se refleja.

Por esta razón, intervenimos en la familia con el objetivo de mejorar pautas educativas, competencias, expectativas y actitudes, mediante su asesoramiento y formación. Dedicamos una parte de la sesión únicamente para tratar estos temas, ofreciendo un espacio donde poder resolver sus dudas y guiar el desarrollo de habilidades y estrategias.

¿POR QUÉ INTERVENIR CON EL PROFESOR?

En muchas ocasiones nos encontramos con profesores que tienen que hacer frente a un número altísimo de alumnos y no disponen de tiempo o de formación adecuada para prestarles el apoyo necesario, o de centros educativos con bajos recursos para poder ofrecer una orientación y un servicio adecuado.

Por eso, desde Educ-at llevamos una labor de mediación con el profesorado, y realizamos cursos de formación específicos a personal docente con el fin de modificar actitudes, expectativas y competencias, que les doten de herramientas con los que poder prestar una ayuda que consideramos elemental.

En conclusión, sensibilizar y asesorar a todas las personas del entorno en el que participe el niño/adolescente con TDAH, mejorará la calidad, tanto de la intervención, como de su vida, puesto que se comprenderá de una manera más nítida las características propias del trastorno. De esta manera, la percepción de capacidad y de afrontamiento de los padres y el personal docente se incrementará, sabiendo hacer frente a las diferentes situaciones que se vayan dando y aprenderán a discernir que actitudes son propias y sintomáticas del TDAH y cuáles son inherentes a la propia edad.