Entradas

(Pincha encima y la entrevista comienza a partir del minuto 13)

El programa La Tarde de la Cadena Cope entrevistó en la tarde de ayer a Ángel Terrón acerca del TDAH. Tuvimos la suerte de poder contar durante la entrevista con María José Montesinos, madre de Alejandro, un niño de 14 años con TDAH a la que queremos agradecerle todo su compromiso y confianza en Educ-at.

Durante la entrevista se trataron temas muy interesantes como son los comportamientos que nos pueden hacer sospechar de que nuestro hijo pueda padecer TDAH, las ventajas que debe aportar la LOMCE y las medidas que se pueden llevar a cabo desde los centros educativos. A su vez, María José nos contó su experiencia como madre de un niño con TDAH y su opinión al respecto.

Esperamos que os gustara.

Muchas gracias.

Educ-at

www.educatdah.com

 6206014954_cfbc437a1e_z                                     8285873728_08c9b57bbd_c

Desde pequeños, todos los niños están en contacto con los deportes: le regalamos una pelota para que jueguen, bailan al ponerle música, corren, montan en bici, etc. Esto debería ser un hábito a fomentar en todas las edades.

 

El deporte  es una potente herramienta de socialización en la infancia. Con ellos interactúan, aprenden, experimentan emociones positivas y negativas, interiorizan unas normas y se desarrollan como personas.

La práctica de un deporte no solo ayuda a mejorar las habilidades sociales fundamentales para que se desarrollen emocionalmente sino que, a su vez, es una actividad que promueve hábitos de vida saludables y se segrega endorfinas, lo que favorece el sentimiento de bienestar.

Muchos estudios hacen hincapié en la relación que existe entre TDAH y dificultades en la coordinación (tanto fina como gruesa). Algunos de ellos, proponen la falta de coordinación en edades tempranas como factor predictor de la aparición de TDAH en edades futuras. Pero, ¿esto les debe frenar o les incapacita para realizar algún deporte? En nuestra opinión, no. Pero si que debemos tener en cuenta varios factores a la hora de elegir un deporte: interés del niño/a, destreza y nivel de exigencia.  De todas ellas, principalmente de la última hablaremos en futuras entradas.

El deporte es una actividad saludable que beneficia a los niños no sólo físicamente sino también mentalmente. Practicar un deporte consigue que los niños/as con TDAH adquieran habilidades cognitivas como el autocontrol, la planificación, la organización o la concentración. Dichas estrategias pueden luego generalizarse a otros ámbitos, demostrando que los niños deportistas adquieren un mejor rendimiento académico y una mayor capacidad de atención y concentración.

Además, el deporte puede ayudar a mejorar el comportamiento de estos niños, ya que para la realización de todos ellos deben interiorizar unas normas y una disciplina, a la vez que aprenden unos valores.

El deporte invita también a experimentar emociones negativas como la frustración y la agresividad, lo que les da la oportunidad de empezar a tolerarlas y a manejarlas. Desde pequeños deben aprender que no siempre se puede ganar ni conseguir lo que uno quiere, pero ello no debe desanimarlos, sino motivarlos para mejorar.

Otro aspecto provechoso lo encontramos en que, si un niño es diestro a la hora de realizar un determinado deporte, que lo practique y destaque positivamente en él, va a mejorar su autoestima y el autoconcepto que tiene de sí mismo. Como hemos comentado en otras entradas, en el ámbito académico no tienden a verse competentes, por lo que percibirse a ellos mismos como personas hábiles en otros entornos, provoca un menor daño en su autoestima, pues no generalizan su baja destreza en un determinado ambiente.

¿ES PREFERIBLE UN DEPORTE DE EQUIPO O INDIVIDUAL?

 Los niños con TDAH suele tener más dificultades para practicar juegos de equipo, estando más indicados para ellos los deportes individuales (tenis, natación, judo, karate, equitación, etc.). En ellos, suelen  tener un contacto más personalizado con su entrenador y les es más sencillo concentrarse. A pesar de llamarse “individuales”, en la mayoría de los casos se entrenan con otros muchos niños por lo que no se pierde la interacción social y el beneficio que ello proporciona.

Esto no quiere decir que los deportes de equipo (futbol, baloncesto, balonmano, baile, etc.) estén vetados para ellos. Por regla general, van a estar más interesados en este tipo de deportes al ser más populares, por lo que su motivación (tan importante para todo) será mayor. Estas situaciones suponen un desafío tanto para el entrenador como para el niño, que llevado de manera positiva y con unas buenas estrategias, llega a ser muy beneficioso.

En conclusión, el deporte es una herramienta más de la que disponemos para potenciar el desarrollo personal de los niños con TDAH pues socializan, enseñan habilidades sociales y cognitivas, es una fuente importante para que canalicen el exceso de energía y les mantiene en forma y sanos.

Reportaje elaborado por Alicia Contreras, estudiante de Periodismo de la Universidad de Sevilla. Para la elaboración del mismo ha contado con la colaboración de profesionales de la asociación ANFATHI y con Ángel Terrón de Educ-at.

Agradecemos sinceramente a Alicia Contreras su interés y sensibilización con el TDAH así cómo en Educ-at.

Aconsejamos leer el reportaje, pues hace un breve resumen sobre qué es el TDAH, qué supone para las familias y para el niño padecerlo y qué medidas se pueden llevar a cabo para mejorar la ayuda que se le ofrece.

Si alguien quisiera tener el documento en pdf no duden en ponerse en contacto con Educ-at a info@educatdah.com y le pondremos en contacto con la autora del mismo.

Muchas gracias.

Educ-at

Image

Image

Image

Imagen

Positivity / MartaZ*

Parece bastante obvio que cada persona es un mundo y es cierto que aunque sea de forma positiva el catalogar a las personas afectadas con TDAH es en cierta forma discriminar.

Por otro lado, cualquier persona que entienda sobre este trastorno sabrá que en función del componente predominante afecta de una manera determinada (sin olvidarnos de los rasgos personales más allá del trastorno).

No obstante, me he decidido a hacer esta publicación harto de ver está catalogación a la que anteriormente me he referido (Y SIEMPRE DE FORMA NEGATIVA).

Por ello, me gustaría expresar ciertas cualidades muy positivas que en estos años trabajando con niños TDA/TDAH he podido apreciar en muchos de ellos:

– En primer lugar destacaría su sinceridad. Muchas veces fruto de su impulsividad o inocencia, expresan lo que piensan o sienten de una forma sincera y lejos de criticar de forma premeditada o por la espalda. Por supuesto que ello lo tendrán que pulir pero…como nos gustaría que muchos adultos fuesen así.

– Por otro lado, destacaría su creatividad. En ocasiones caen en pensamientos poco reales (de ahí que se diga que son inmaduros para su edad), pero otras son capaces de sorprenderte con ideas extraordinarias.

– Por el contrario (y una de las características que más me soprende) es su pensamiento lógico y simplista. No son especialmente rebuscados y a veces te plantean ideas que aunque hay que luchar por cambiar y en el fondo ni son así ni ayudan, en un primer momento no puedes negar. Un ejemplo de ello es el caso de un alumno adolescente que tras un abandono de los estudios planteaba el siguiente motivo: «Me deje de esforzar porque 2h de estudio al día me daban un resultado de insuficiente y 0h de estudio al día me dan lo mismo».

– Otro aspecto destacado es la humildad. Son personas muy humildes que en muy pocas ocasiones se ven superiores al resto y que no se centran solo en ellos sin ver el mundo que les rodea. Es cierto que en ocasiones esta humildad se convierte en baja autoestima pero…que felices seríamos si nuestro entorno tuviese personas más humildes…

– Por último querría destacar una característica que posiblemente más que de forma innata poseen por lo acostumbrados que están a tener que luchar por todo, me refiero a su gran capacidad de esfuerzo (que aunque a veces no se perciba con el tiempo van obteniendo). Y es que, es fácil creer que son vagos o que no quieren hacer muchas cosas pero…¿Qué hubiese sido de nuestra vida si desde pequeños debiesemos haber tenido que luchar más que nuestros compañeros por conseguir los mismos resultados?

En conclusión, me gustaría con este artículo que poco a poco se fuese sensibilizando la sociedad de la importancia que tiene luchar por este trastorno (que de forma social aún tiene muy poca relevancia) y saber que aunque estemos acostumbrados a escuchar la parte negativa de estos niños tienen también grandes cualidades no siempre reconocidas.

Muchas gracias,

Educ-at

Image

El día 28 de Noviembre tuvimos la oportunidad de acudir al Foro por la Convivencia organizado por el Consejo Escolar de la Comunidad de Madrid. Por ello, en primer lugar queremos agradecer a Conchita Antón, parte activa de este Consejo, su invitación.
Resultó muy gratificante ver cómo este trastorno, sobre el que hace ya algún tiempo empezamos a trabajar, está adquiriendo la sensibilización necesaria para concienciar a la sociedad de la importancia de un buen tratamiento.

Diversos profesionales se centraron en hablar de las peculiaridades de este trastorno en su ámbito, pero siempre teniendo en cuenta un aspecto que consideramos fundamental en el tratamiento del mismo: una perspectiva multidisciplinar.

Inicialmente se pensó que con estos niños solo se podía trabajar desde un punto de vista psicológico, más tarde se le dio también a la familia un papel destacado y hoy en día se pone de manifiesto la importancia del centro educativo si queremos conseguir normalizar la vida de estos niños/as. Y es que, es en el colegio donde el alumno pasa la mayor parte de su tiempo, donde crea un autoconcepto y donde ellos comienzan a verse o no capaces de superar sus expectativas. Entramos entonces en la MOTIVACIÓN, para nosotros el motor fundamental a la hora de poder comenzar a solucionar los problemas asociados al TDAH. Ellos necesitan verse a sí mismo capaces y saber que pueden conseguir sus objetivos (esta es la mejor terapia posible que pueden tener). De esta manera también estaremos incidiendo en su autoestima.

¿Y esto se puede conseguir a través del diálogo y la reflexión? Creemos que sobre todo necesitan trabajar y adquirir esas técnicas ya que no habrá nada que les pueda convencer mejor.

¿Cuál es el problema? Que sigue habiendo mucho desconocimiento y/o en ocasiones falta de interés, reconocimiento o colaboración por parte de algunos centros educativos.

Otro de los aspectos que nos llamo la atención fue la aceptación de que el TDA/TDAH (a pesar de tener rasgos comunes en todos los niños/as en función de su componente) afecta de forma distinta a cada uno de ellos. Esto es importante, ya que a veces se considera que se debe tratar de una forma u otra SÓLO en función del predominio, o que incluso se puede tratar de forma grupal al tener aspectos generales. Por supuesto que nos separamos totalmente de esta idea y cada vez se pone más de manifiesto la necesidad de tratarlo de forma individualizada y con un método específico.

Otra cuestión destacada y la que diferentes ponentes se refirieron fue el hecho de diferenciar qué es y qué no es TDAH. Estamos bastante cansados de ver como diversos centros creen que estos niños están mal diagnosticados y no tienen otra cosa que falta de educación o vaguería debido a que su comportamiento en clase no es adecuado.

¿Y por qué no comenzar a creer que se debe a una falta de autoestima o motivación? 

Obviamente todo niño/a necesita destacar y si considera que no lo puede hacer aspectos positivos tratará de hacerlos por otras cuestiones con las que consigan el respeto y aceptación necesaria.Este profundo cambio de mentalidad es el que nos hará pensar que las cosas se están haciendo bien…

En definitiva, agradecemos que se pusiera de manifiesto el hecho de trasladar este problema no solo a los padres afectados por este trastorno sino también al resto de la sociedad, ya que no podemos olvidar que debemos luchar por la normalización de la vida de estos niños y que es totalmente posible.